La importancia del perdón

La importancia del perdón

El perdón es un proceso complejo. No solamente porque requiere de una gran fortaleza emocional, sino porque al perdonar se producen una serie de reacciones físicas en nuestro organismo. No obstante, es un proceso necesario para nuestro bienestar.

Cuando le damos vueltas y vueltas en nuestra mente a una ofensa, a un evento o a las personas que nos lastimaron pensando en desquitarnos, lo que hacemos es obligar a la amígdala (el sistema emocional del cerebro) a trabajar de más y recordarnos sobre situaciones pasadas similares. Causando aún más malestar.

Asimismo, este trabajo extra de la amígdala activa la respuesta al estrés. Es decir, se produce cortisol, adrenalina y noradrenalina, lo cual provoca la aceleración del ritmo cardíaco y de la respiración. Este es un gasto de energía sumamente innecesario que afecta tu productividad.

Recuerda también que, al prolongar esta respuesta al estrés, nuestro sistema inmunológico se ve afectado y somos más vulnerables a las enfermedades. Experimentamos fatiga, problemas para dormir y frustración. Esto sin contar el impacto en nuestras relaciones personales y laborales.

Perdonar no se trata de olvidar un evento u ofensa. De hecho, puede pasar que nunca lo olvidemos, pero nuestra respuesta a ese evento cambia drásticamente, trayéndonos innumerables beneficios para la salud mental, física e incluso espiritual.

Al perdonar producimos oxitocina, disminuyendo el enojo y el miedo. La persona que perdona experimenta menos deseos de venganza y más emociones positivas, centrándose en las demás áreas de la vida y creciendo como persona. Nuestro cerebro nos “pide” que perdonemos, que le demos un descanso y terminemos con la hostilidad mental.

Durante el proceso del perdón, activamos las áreas del cerebro relacionadas directamente con el análisis, la memoria y el aprendizaje. Podemos decir entonces que al liberarnos de la carga que trae el resentimiento, se potencia nuestra inteligencia y claridad mental.

Fisiológicamente, nuestro cuerpo experimenta una sensación de ligereza al perdonar, de soltar un peso que veníamos cargando. Nuestra salud mejora al desactivar la respuesta al estrés, nos deshacemos de dolores físicos y otros padecimientos y fortaleciendo nuestras defensas.

El perdón inicia con el propio deseo de bienestar, con la decisión de sentirnos mejor. Requiere de tiempo y de valentía, pero sus beneficios valen completamente el esfuerzo. Perdonar a los demás, es un acto de amor propio.

 

Una de las herramientas más importantes para el desarrollo de la inteligencia emocional es el perdón. Te invito a conocer sobre ésta y muchas más herramientas en mi curso Inteligencia Emocional. Da el siguiente paso hacia tu crecimiento personal.

El equipo de Pasos al Éxito, de la mano de uno de los mayores expertos del mundo, Brian Tracy, es especialista en el Desarrollo de la Excelencia Empresarial y del talento humano enfocado en Entrenamiento en Ventas, Liderazgo, Desarrollo de Equipo, Administración del Tiempo, Productividad e Inteligencia Emocional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *