La gente herida es la que hiere.

La gente herida es la que hiere.

Hace muchos años, antes de que yo estudiara Inteligencia Emocional, tenía un programa de televisión en Nicaragua y en ese canal la señora que trabajaba entregando los cheques tenía el escritorio contra la pared, yo llegaba, la saludaba y ella ni siquiera se volteaba a verme.

Y yo le decía:

“Buenas, fulanita ¿Cómo está?

Ella me respondía:
– si viene por su cheque, no está, no ha llegado.

Y yo pensaba, esta vieja juemadre, la anaconda, la llorona, la culebra. Yo agarraba su toxicidad, le rentaba espacio en mi mente, le empacaba la maleta, la llevaba para mi casa. Entonces yo llegaba a mi casa y en vez de estar disfrutando a mis hijos, yo estaba ahí pensando: y está vieja hijuemadre, por culpa de ella no voy a pagar esto a tiempo. Ahí la tenía en mente mientras comía con mis hijos.

Un día mi esposo fue a recoger mi cheque al canal,  y cuando llega a casa yo lo veo que viene contento y le pregunto ¿Cómo te fue con la culebra, con la anaconda, con la vieja esa?

Y me dice: “Margarita, como te parece que la mujer me vio y se atacó a llorar” 

–  ¡Y es que llora la culebra!

(por algún lado ella se enteró que él estaba ayudando a una fundación que ayuda a jóvenes de bajos recursos)

– No Margarita, esa señora tiene un hijo drogadicto, y es un muchacho adulto que le pega, le roba su dinerito y le roba a los vecinos y los vecinos llega a su casa a hacerle escándalo ¿Te imaginas la vida que tiene esa pobre mujer? Llorando me dijo: “este muchacho se me pierde por tres, cuarto días, yo no duermo, yo no sé si el está muerto, si está en un hospital, si está en el cementerio y yo tengo que venir a trabajar aún con la angustia de que no sé dónde está, porqué tengo dos niños chiquitos y soy madre soltera”.

Para mí eso fue un balde de agua fría porque yo dije: “Cómo la juzgue” 😧😧😧😧😧  a lo mejor esa mujer no me veía porque estaba llorando al no saber dónde estaba su hijo. Y yo la empecé a ver con misericordia, cada vez que ella me hablaba feo yo decía “Pobrecita, espero que pueda solucionar su problema, pero no voy a poner la llave de mi paz y felicidad en el bolsillo de ella”

Alguien me preguntó qué hacía que una persona en su trabajo lo humillaba y lo hacía sentir incompetente.

Esto es lo que podrías hacer: tú la vez con compasión y piensas: claro como ella está herida, me quiere bajar. la empiezas a ver con compasión porque eres una persona súper capaz, esa toxicidad no debe de entrar en tu mente.

El equipo de Pasos al Éxito, de la mano de uno de los mayores expertos del mundo, Brian Tracy, es especialista en el Desarrollo de la Excelencia Empresarial y del talento humano enfocado en Entrenamiento en Ventas, Liderazgo, Desarrollo de Equipo, Administración del Tiempo, Productividad e Inteligencia Emocional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *